Bale justifica más millones que Neymar – Faro de Vigo

Madrid y Barcelona necesitan confrontarse cada temporada en todos los ámbitos futbolísticos. Uno de los más frecuentes es el de los fichajes. Este año estuvo centrado en Gareth Bale y Neymar. Un galés y un brasileño han protagonizado el primero de los nuevos duelos. Para lo conocido ya tenían a Messi y Cristiano. En el de esta temporada, de momento, gana Bale.

El jugador galés ha costado más de cien millones de euros y el brasileño casi sesenta. La diferencia de los dineros parece que la está justificando el madridista. En su primera aparición, casi simbólica en El Madrigal ya marcó un gol. Aquél día más que potencia en el remate, que la tiene, demostró que sabe estar en el lugar debido en el momento adecuado.

En domingo, en el Bernabéu marcó tres goles, una tripleta que sería justa definición en castellano. En inglés el hat trick es impropio porque está condición exige marcar los tres tantos de manera consecutiva y Benzema se coló en la goleada. Los ingleses, además para la auténtica pureza de la denominación siempre han exigido golear en la misma portería. Pero los antecedentes no importan en la Liga española. Aquí los periodistas nos pasamos por la entrepierna cualquier norma estricta. Si se trata de un jugador del Madrid, con más razón. Siempre está bendecido.

Bale ha demostrado que posee un tremendo disparo ( golpeo le dicen ahora con agobiante insistencia a despejar, chutar o rematar) con la izquierda. Ya ha demostrado que es más eficaz que Cristiano en los lanzamientos de libre directo. El portugués, excelente rematador, no tiene entre sus virtudes la de salvar la barrera y batir a los porteros. Únicamente lo ha hecho dos veces contra el Atlético de Madrid y el mismo guardameta, Courtois.

Bale creó grandes dudas porque llegó tarde, no tuvo pretemporada, se lesionó y pareció que podía ser el timo de la estampita. Se decía que, en definitiva, no había ganado nada en Inglaterra. Su selección tampoco es de las que se clasifica para los mundiales salvo excepción.

Comparado con Neymar, es menos participativo. Hay minutos en que su presencia en la cancha no es notoria. Ocurre, que cuando se le ve, la ocasión de gol parece inminente. Con la lesión de Cristiano ha cobrado protagonismo. Ha protagonizado papel estelar. En el Madrid se ha constatado que la ausencia del portugués puede cubrirla el galés. El único problemas que plantea Bale al entrenador es la obligatoriedad de tener que dejar en el banquillo a Di María porque Cristiano y Benzema son intocables. Di María es el hombre que revoluciona el juego de ataque y el más incisivo por las bandas.

Neymar corre, de vez en cuando tiene un toque genial, pero no acaba. Le suele sobrar un regate y le falta precisión en el remate. No ha sabido suplir a Messi. No está siendo la otra gran estrella. Siempre se dice que a un brasileño hay que concederle el beneficio de la duda porque necesita más aclimatación que un europeo. Ciertamente, en Brasil la velocidad es inferior y la intensidad en el juego también notablemente menor.

Con Neymar existe la gran duda sobre su ubicación en el campo. Cuando se ha pensado en la posibilidad de jugar por el centro para hacer más llevadera la ausencia de Messi, no se ha hallado. Físicamente parece débil. Es cierto que los defensas no le tienen el mínimo respeto aunque también es evidente que parece que basta un soplido para derribarle. Sus actuaciones han tenido poco que ver con el deslumbrante futbolista de la Copa Confederaciones.

El Madrid fichó hace unos años a Robinho jugador que llegó con aureola de nuevo Pelé. Su primer partido fue de gran brillantez. Al poco tiempo se dijo de él que era un triatleta: corre, hace bicicleta y luego, nada. Sería dramático para el barcelonismo que Neymar acabara sufriendo chuflas como las padecidas por su compatriota.


Google News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>