Empresarios y diplomáticos extranjeros retornan en gran número a Irán

rohani
Seis meses después de la toma de posesión del presidente moderado Hasan Rohani, delegaciones políticas y económicas empiezan a acudir en gran número a Teherán para reanudar lazos con Irán, ante la expectativa de un levantamiento de las sanciones internacionales.
Prueba de ello es la imponente delegación económica francesa que llegó este lunes a Teherán, integrada por 107 personas, “la mayor delegación económica y comercial francesa y europea” en acudir al país, según la agencia Irna.
Los franceses -cuyo viaje a Irán fue organizado por la patronal francesa Medef- fueron precedidos en las últimas semanas por delegaciones procedentes de Italia, Alemania, Austria, Portugal o Corea del Sur. Esto prueba la importancia del gran y prometedor mercado iraní, de 76 millones de habitantes.
En virtud del acuerdo firmado en noviembre en Ginebra, se ha levantado una parte de las sanciones económicas contra Irán, a cambio de una suspensión parcial de las actividades nucleares iraníes.
El acuerdo, de seis meses de duración, entró en vigor el 20 de enero y debe permitir resolver definitivamente la cuestión nuclear de la República Islámica.
“Entre los países de la región, Irán se beneficia paradójicamente de una notable estabilidad política” si se lo compara con Siria, Irak o Egipto, afirma a la AFP un analista iraní.
Sólamente los países del Golfo son políticamente estables, pero las empresas extranjeras ya están muy presentes en ellos.
Un desfile diplomático en Teherán
En diciembre, la ministra italiana de Exteriores, Emma Bonino, fue la primera responsable europea de este nivel en retornar a Irán, tras varios años de alejamiento debido a la política y, sobre todo, a las intempestivas declaraciones del expresidente Mahmud Ahmadinejad sobre Israel o el Holocausto.
La visita a finales de enero del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, fue una de las más importantes para Irán y una inequívoca señal de un acercamiento pese a las diferencias en la cuestión siria. Los dos países expresaron su voluntad de elevar sus intercambios comerciales hasta llegar a los 30.000 millones de dólares en 2015.
El ministro de Relaciones Exteriores sueco, Carl Bildt, prevé llegar este lunes a Teherán, y su homólogo polaco, Radoslaw Sikorski, lo hará a finales de febrero.
Además, algunos exresponsables políticos, entre ellos el que fuera responsable de la diplomacia británica Jack Straw, o el anterior secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, ya han viajado a Teherán.
“La sucesión de visitas demuestra que el tabú de las sanciones ha desaparecido. EEUU presionaba a las empresas, incluso al margen del régimen de las sanciones, para disuadirlas de venir”, afirma a la AFP el analista político Amir Mohebian. “Ahora será muy difícil impedir el retorno de las compañías extranjeras. Eso es ya un éxito para la diplomacia del presidente Rohani”, añade.
Muchos responsables consideran que una normalización de las relaciones entre Irán y EEUU es una perspectiva perfectamente cabal.
“Rohani quiere reducir totalmente las tensiones con Occidente y normalizar las relaciones”, en especial con Washington, afirma Hosein Musavian, antiguo colaborador del presidente en el equipo de negociadores nucleares entre 2003 y 2005 y que ha retornado a Irán tras varios años de exilio en EEUU.
“Pero los empresarios no deben creer que Irán es país conquistado” advierte Amir Mohebian. Y lanza este mensaje: “Francia, que desempeñó un papel negativo en las negociaciones de Ginebra por presión de los ‘lobbies’ árabes o sionistas debe comprender que con el retorno de EEUU, su cuota de mercado se reducirá automáticamente. Y no debe reducirla más debido a su política”, dice el analista.
afp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>