Kerry, aún sin logros para subir al podio de los secretarios de Estado

kerry
¿Es la influencia de John Kerry en la política exterior de Estados Unidos equivalente a la que ejercieron Henry Kissinger, James Baker o Warren Christopher? Pese a su entusiasmo, aún no ha tenido logros concretos que le garanticen un lugar en el podio de los secretarios de Estado.
Los expertos y diplomáticos que lo observan desde que tomó las riendas del departamento de Estado el 1 de febrero de 2013, se dicen “impresionados” por la “energía” y “determinación” que muestra en las crisis más candentes: el conflicto entre israelíes y palestinos, la guerra en Siria o el programa nuclear iraní.
Candidato demócrata derrotado en las elecciones de 2004, senador durante 29 años, héroe de Vietnam (algo que lo volvió escéptico sobre las intervenciones militares), Kerry soñaba en conducir la política extranjera estadounidense.
Hijo de un diplomático, a menudo expresa el orgullo de tener “la diplomacia en la sangre”.
Substituyó en el cargo a Hillary Clinton, quien fue llamada la “secretaria de Estado estrella de rock”, por haber recorrido 1,6 millón de kilómetros en cuatro años. Kerry, por parte, en su primer año de mandato ya voló medio millón de kilómetros y pasó 149 días en viajes por 39 países.
“Tiene una energía increíble, toma en sus manos casos extraordinariamente complejos, como el proceso de paz entre israelíes y palestinos, con un dinamismo inesperado y que no habíamos visto en mucho tiempo en un secretario de Estado”, dijo a la AFP Hussein Ibish, del centro de estudios American Task Force on Palestine.
Un diplomático occidental ya había manifestado una “valoración muy positiva” de su gobierno hacia Kerry. En su opinión, “representa en todas las crisis la visión estadounidense más positivamente intervencionista, en el buen sentido del término”, a diferencia de una administración de Barack Obama vista como muy prudente en la escena internacional.
Aaron David Miller, quien fue consejero de seis secretarios de Estado, apuntó que a Kerry le encanta el contacto personal con sus pares, que es un trabajador incansable, que se siente cómodo hablando y que vuela de crisis a crisis en su avión de la Fuerza Aérea, a un ritmo desenfrenado.
Todo eso “porque cree fundamentalmente en la diplomacia, (…) y se arroja directamente sobre la confusión”, dijo.
Papel clave en diálogo Israel-palestinos
Para este diplomático, el principal logro ha sido el diálogo directo entre israelíes y palestinos reiniciado a finales de julio, que “sin Kerry seguramente no habría sido lanzado”.
Además, recordó, Kerry diseñó el acuerdo de septiembre sobre el arsenal químico sirio y en noviembre impulsó un acuerdo sobre el programa nuclear iraní. Finalmente, fue uno de los asociados clave en la reunión de Ginebra II, sobre Siria, realizada hace 10 días.
No obstante, aún no hay desenlace sobre esos compromisos, por lo que la efectividad de su actuación aún está en evaluación, consideró Hussein Ibish.
“La historia completa no está aún escrita y las cosas pueden fácilmente echarse a perder”, dijo por su parte Miller, experto del Woodrow Wilson Center.
Kerry, además, ha sido blanco de severas críticas en Oriente Medio: Israel le reprocha su “obsesión” y su “mesianismo” para resolver el rompecabezas entre israelíes y palestinos.
En la opinión de Miller, para ganarse un lugar en el podio de los secretarios de Estado, Kerry “debe lograr algo importante y eso aún no ha ocurrido”.
Recordó que Kissinger dejó una marca fuerte en la política exterior estadounidense: consejero de seguridad nacional y secretario de Estado de 1969 a 1977, negoció los acuerdos entre Israel, Egipto y Siria, fue el artesano de las relaciones diplomáticas con China y el inspirador de la retirada de Vietnam.
Por su parte, Baker (1989-1992) dirigió el departamento de Estado durante la primera Guerra del Golfo, antes de organizar la Conferencia de Madrid en 1991. A su vez, Christopher (1993-1997) contribuyó a los Acuerdos de Oslo de septiembre de 1993, entre israelíes y palestinos, y al Acuerdo de Dayton en noviembre de 1995 que puso fin a la guerra de Bosnia.
Un consejero allegado a Kerry confió a la AFP que el secretario de Estado prohibió “a todo integrante del departamento de Estado perder el tiempo contando los éxitos y los fracasos”.
afp, foto- dannyloco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>