Mucho más que un subalterno – La Verdad

Que un jugador de cien millones de euros conquiste al Bernabéu en un puñado de actuaciones es algo al alcance de muy pocos, un hito que tardaron en lograr futbolistas de la talla de Zinedine Zidane o Cristiano Ronaldo. Gareth Bale, sin embargo, ya hace olvidar al público el alto precio que el Real Madrid pagó por él con actuaciones soberbias como la del sábado contra el Valladolid.

De forma paulatina, Bale deja al margen su coste y levanta a la exigente afición del Madrid de sus asientos para ovacionarle de forma unánime. El galés llegó tarde, sin pretemporada y con conjeturas sobre posibles lesiones, pero ha entrado en el mes de diciembre con todas las garantías del mundo para suplir o acompañar a la gran referencia merengue. Ya acumula nueve goles, siete en Liga y dos en ‘Champions’, y nada menos que seis asistencias en 13 partidos. Sus números van acorde a las sensaciones que transmite. El ex del Tottenham firmó el sábado ante el Valladolid un triplete perfecto, el logrado marcando un gol con la derecha, otro con la izquierda y otro de cabeza. Aparte de las tres dianas, dejó una asistencia monumental en el gol de Benzema. Ese pase del británico fue, probablemente, el mejor detalle de todo el partido. Carlo Ancelotti se muestra en la misma línea y está encantado con la aportación del velocista. «Bale se ha adaptado completamente al equipo, tiene mucha confianza y es muy importante para nosotros». No es un dato baladí, porque entre las dudas de algunos estaba el habitual poco éxito de los futbolistas británicos lejos de las islas, algo que tampoco ha existido para el galés.

También es inevitable la comparación directa con el otro gran fichaje de la temporada, el de Neymar por el Barcelona. El brasileño, que acumula buenos partidos y críticas positivas, llevaba antes de medirse al Athletic cinco goles y nueve asistencias en 19 partidos, seis más que el zurdo del Madrid. Dos grandes jugadores que no quieren ser simples comparsas de Messi y Cristiano, respectivamente, en una carrera en la que el galés, que comenzó con algún tropiezo, ahora marcha por delante. Nadie habla ya de hernias o protusiones.

Completada su mejor noche de blanco ante los pucelanos, Bale expresó su satisfacción e insistió en que su trabajo no consiste sólo en hacer goles, sino también en dárlos. «Siempre es un gusto marcar goles pero sobre todo, un ‘hat trick’ en el Bernabéu permite sentir algo especial y estar plenamente feliz. Fue una noche muy bonita, para recordar siempre», explicó.

¿El mejor asistente de la Liga? «Yo juego en la banda derecha y dar pases de gol es parte de mi trabajo. Lo mejor, y más importante, es que me encuentro bien físicamente, cerca del 100%», enfatizaba un futbolista que considera a Cristiano merecedor del Balón de Oro porque, a su juicio, «no hay nadie como él».

Puestos a ponerle algún pero, a Bale solo le falta explotar más su faceta de extremo desequilibrante y tener más continuidad en el juego del equipo. Pero su técnico y sus compañeros están encantados con él. «Su periodo de adaptación está terminado», sentencia Carletto, feliz porque su Madrid parece haber adquirido la velocidad de crucero. Para ello ha resultado clave la recuperación de Xabi Alonso. «Su llegada nos da al equipo más calidad», explica el técnico de Reggiolo.


Google News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>