Vuelta de tuerca – La Verdad

Vuelta de tuercaLa ‘segunda ronda’ de la reforma laboral, anunciada ayer por el ministro de Economía, Luis de Guindos, se propone simplificar las modalidades de contratación e introducir una mayor flexibilización en el trabajo a tiempo parcial. El Gobierno parte de una valoración positiva de los cambios introducidos en la normativa laboral; cambios que a su entender habrían contribuido a reducir la destrucción de empleo durante el último año. Se trata de una suposición poco documentada, ya que en los últimos 12 meses se han perdido 497.100 empleos, según la EPA, y en lo que va de 2013 se han destruido 133.900. Pero es indudable que formaba parte de las reformas a las que España estaba obligada por los compromisos adquiridos para eludir el rescate total por parte de la UE y dotarse de una imagen más competitiva ante unos mercados todavía inquietos por los índices de déficit y deuda que presenta nuestro país. Es esto último lo que quiso subrayar De Guindos ayer al aludir a la «percepción externa» de nuestra realidad laboral como el factor que ha experimentado un cambio más palpable como atractivo para la inversión extranjera. Es la razón primordial por la que el Gobierno se ha decidido a impulsar la segunda parte de una reforma cuya letra conoceremos próximamente pero que va orientada a mostrar su tesón para hacer de España un país más competitivo. La duda estriba en si una normativa laboral que simplifique modalidades de contrato y flexibilice las relaciones industriales puede contribuir a la recuperación del empleo al margen de que seduzca inversiones cuyas expectativas no dependen más que aparentemente de la reforma laboral. La diatriba partidaria sobre sus efectos y el desencuentro entre los protagonistas del deseable diálogo social -sindicatos y organizaciones empresariales- impiden que pueda alcanzarse alguna conclusión objetiva respecto a la aplicación de las últimas novedades en materia laboral. El mercado de trabajo en España no podrá sustraerse a las exigencias de la globalización, pero sería un error que nuestro país confiara su competitividad a la devaluación sin más de sus condiciones laborales, cuando el verdadero reto está en el valor añadido. El valor añadido que aporten los emprendedores solo podrá contar con una ayuda nada determinante en la flexibilización de los contratos a tiempo parcial.


Google News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>